sábado, 24 de septiembre de 2016

SEPTIEMBRE Y ESCENAS DE HOSPITAL

Últimamenete todas mis entradas comienzan con un "tengo muy abandonado el blog", así que iré directa al grano, eso que a mí tanto me cuesta.

Ayer, tumbada en el sofá, convaleciente de mi última intervención a la que me sometí el pasado miércoles, pensaba en dos amigas bloggers, aunque una de ellas ya ha pasado a serlo en la tercera dimensión, Remorada y Espe , y en que entre las tres (y me temo que solas también) tendríamos para escribir un buen compendio de escenas de hospital.

Os cuento esto, porque mientras esperaba a unos amigos y vecinos que vinieron a verme a casa en la tarde de ayer, me dio por anotar en un papel las veces que había entrado en un quirófano. Pensaréis que vaya manías las mías, pero es que hace una semana en la cita de preanestesia tuve que relatar cuántas veces me habían intervenido, y me di cuenta de que son un montón. Son ya once, las veces que una ha pasado por ese lugar tan frío. La primera a la tierna edad de 6 meses para operarme de espina bífida y la última, el miércoles 21 para extirparme la trompa donde tenía el hidrosalpinx.
De mis 11 visitas a quirófano, 8 de ellas han sido con anestesia general.

Todo ha salido muy bien, y han sido peores los días previos, con el estrés y el susto en el cuerpo, y los muchos kilómetros que hemos hecho por razones varias (con unas cuantas complicaciones que nos fueron surgiendo en el camino), que la operación en sí y el postoperatorio.

Me estoy recuperando bastante bien, aunque tenga la barriga como un globo, haya meado hecho pis en tonos que van del negro al verde intenso (por el azul de metileno que me introdujeron) y ande como Chiquito de la Calzada.

La cuestión es que estoy en calma y muy tranquila estos días, porque ya he hecho todo lo que estaba en mis manos para poner solución a mi problema de no poder llevar un embarazo a término, y eso, a pesar de no haber conseguido aún el objetivo me da una paz inmensa. Ahora con todo hecho toca reponerse y esperar, pero me he puesto (nos hemos puesto) límites y he decidido que a partir de aquí lo que tenga que ser será, ya no puedo hacer nada más, salvo intentarlo del modo divertido cuando tenga más facilidad de movimiento, jaja.  Y si ese método falla, tenemos al frigobaby que nos congelaron en julio.

El equipo médico que me ha atendido estos días ha sido maravilloso, sobre todo a nivel humano. Han sabido transmitirme una paz, una calma y un cariño que lo han hecho todo mucho más fácil. A pesar de que han sido dos procedimientos en la misma intervención, aprovechando que estaba "dormida", y además de extirparme la trompa, me han quitado unas adherencias que tenía en el abdomen superior, y al mismo tiempo, a través de una histeroscopia han revisado mi útero para dejar perfecto el tema de mi septo. Ya les dije que si querían de paso hacerme una liposupción tenían mi permiso, pero no me han hecho caso.

En fin, que ando pensando en hacer una serie de escenas de hospital, cuando me parezca oportuno ,y en tono siempre de humor. Tengo muchas lecturas pendientes de publicar, alguna receta y alguna que otra refexión. Pero de momento, con el blog, voy a mi aire, cuando puedo, tengo tiempo y me apetece. La próxima entrada serán mis berenjenas caponata, que se las debo a Bego.


15 comentarios:

  1. De tus palabras se desprende un buen ánimo, y eso es fundamental. Los quirófanos echan para atrás y por mucho que seas una experta está claro que no gustan. Un abrazo y mucha suerte con todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tengo buen ánimo, porque todo ha salido bien y porque yo ya he puesto de mi parte todo lo que he podido, no podré recriminarme que no lo intenté. A mí los quirófanos me siguen gustando poco o nada.

      Eliminar
  2. A recuperarte pronto, da gusto leerte así de animada! Expectante estoy yo también de tus berenjenas, no tardes!!
    Besos fuertes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bonita, en ello estoy, mejor de lo que creía. Ya te colgué las berenjenas, ahora que puedo. Un beso.

      Eliminar
  3. Recupérate pronto y que las próximas escenas hospitalarias sean de las buenas (que alguna hay xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo escenas de hospital de todo tipo, buenas e incluso divertidas, iré contando algunas ; )

      Eliminar
  4. Me alegro de que todo haya ido bien y de que te estés recuperando; ahora sólo falta que siga adelante la cosa, que al menos por aquí se te lee muy animada y eso siempre ayuda. Hay que ver la manía que tienen en los quirófanos de no hacer caso con lo de la dichosa liposucción, jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro día una vecina me dijo que me veía bastante más delgada (juas juas) y pensé "igual me han hecho caso con lo de la lipo". Pero no.

      Eliminar
  5. Ay, maja, ánimo con la recuperación. Me da mucha alegría que hayas conseguido estar en paz contigo misma, creo que eso siempre es fundamental para seguir adelante.
    Ya vi las berenjenas :D y estoy en marcha para traducir tu receta a thermomix ¡yuhuuuu!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah, y estás igualita en el dibujo, jaja XD

      Eliminar
    2. Dibujo fatal, pero me divierte un montón.

      Eliminar
  6. Me parece perfecto porque nunca hay que perder el húmor. Ánimo con la recuperación, preciosa, y un beso enorme : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy casi recuperada del todo. Gracias y otro beso para ti.

      Eliminar
  7. Que te recuperes pronto Esther!! Yo también tengo que esperar luz verde y también por una trompa.
    Tienes la paz de que todo lo tienes resuelto y me he dado cuenta que es justo lo que necesito, quedarme a gusto , saber como quedó mi trompa. Que por cierto, vaya nombre "trompa" a mí me recuerda a Shin Chan, troooooommmmpa XD. Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, a mí también me recuerda a Shin Chan.

      Eliminar

Cuéntame