miércoles, 11 de julio de 2018

FAVORITOS DE JUNIO


Ilustración de Bryony Clarkson (www.bryonyclarkson.com)
Antes de que se me junten con los de julio, aquí vengo con los favoritos del mes anterior. Así a grandes rasgos, junio no ha sido un mes genial, por el fin de curso, por las opos del costillo, por mi vuelta al trabajo. Eso sí, visto ahora se me ha hecho muy largo, no ha sido un mal mes, pero sí que ha sido eterno.

- Junio ha sido el mes de mi recuperación definitiva, y he tenido mucha actividad, paseos, bici y natación, y al fin me encontré estupendamente y lista para volver a las aulas.

- Recibí un envío de mis tés favoritos, de una tienda de Granada, fue un intercambio que hice con una amiga de Granada (tés a cambio de costuras).

- He leído tres libros estupendos, La isla del tesoro (un clásico de aventuras), El callejón de los milagros (magnífico retrato de la vida cotidianta en un barrio árabe, en este caso en El Cairo durante la II Guerra Mundial), y por último, El Talmud de Viena, un tocho de 800 páginas (que afortunadamente he leído en ebook) que no tiene desperdicio y que me ha tenido muy enganchada.

- He preparado desayunos ricos y mi bizcocho de chocolate preferido para mis alumnos.

- En la graduación de mis alumnos de bachillerato y, sobre todo, en la cena fin de curso con mis compañeros me lo pasé muy bien, sobre todo con dos de mis compis y amigos, ante la incertidumbre de si el curso que viene estaremos de nuevo juntos, decidimos aprovechar el momento y pasar una buena noche con una cena que fue magnífica en todos los sentidos.

- Y os adelanto que yo sí tomé una decisión, y ha sido la de quedarme en Estepona un curso más, entre otras cosas porque no me dieron nada en el concurso de traslados, y aunque podía haberme ido con el concursillo (es otra modalidad en la que te vas a la ciudad que quieres, en mi caso Málaga, pero no con tu plaza, simplemente sabiendo que durante un período de 6 años estarás en esa ciudad, aunque no en el mismo centro, haciendo el trámite cada año y conservando tu plaza en la localidad actual) decidí quedarme. Me lo planteo como un curso/año de transición, en el que iré a Málaga todas las semanas (por otras actividades), veremos las opciones del costillo tras las oposiciones y decidiremos con calma nuestro traslado a la capital.

Y este mes de julio empieza bastante bien, a ver qué nos depara. ¿Y para vosotros cómo ha sido el último mes del curso? 


5 comentarios:

  1. Me alegro mucho de tu recuperación y de que hayas podido volver a la normalidad.
    Yo, después de un triste mes de mayo, he tenido un junio malo. Ahora estoy curándome las heridas que son muchas y duelen.
    Me consuelan mis dos hijas y mi hijo, pero está siendo muy duro.
    Te deseo lo mejor Esther.
    Saludos y como siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te envío un abrazo fuerte que ojalá Agar un poco de bálsamo para esas heridas. Gracias bonita, por pasar por este rinconcito.

      Eliminar
  2. Bueno, aunque se te haya hecho eterno, no parece que haya sido mal mes; sobre todo teniendo en cuenta tu recuperación definitiva.

    Del resto supongo que ya nos irás contando, a ver qué pasa con las oposiciones y qué decisión tomáis. Total tenéis un año casi entero para pensarlo, así que mucho ánimo.

    A mí no se me hizo junio tan largo como a ti, sobre todo porque la última semana hice una pequeña escapada que disfrutamos un montón. Y ahora ya ando con los preparativos para la semana playera por un lado, y el evento vikingo en Polonia por otro. Ya te contaré también. :-)

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho leer que ya has completado tu recuperación, espero que disfrutes de un gran verano y que el curso que viene, de transición o no, lo disfrutes plenamente ;)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, pues bien ¿no? Yo entiendo lo de Málaga pero hay que reconocer que donde vivís es un sitio privilegiado.

    ResponderEliminar

Cuéntame